Páginas vistas en total

miércoles, 6 de abril de 2011

Recuento de los daños: los cambios de sede en la Primera División

Un elemento importante a la hora de construir el cariño y la pasión por unos colores en el fútbol, es la historia. Un club se engrandece con las hazañas del ayer, que lo revitalizan y nutren de una identidad propia. Esas anécdotas, esas historias, esas batallas épicas forjan el carácter y el orgullo de los aficionados. No es necesario haber conocido todos los estadios en los que el equipo jugó, o el haber presenciado en carne propia la calidad de los máximos ídolos, ya que el simple recuerdo evoca a los grandes monumentos y guerreros que ayudaron a que un equipo sea lo que es hoy en día. Sin embargo, en el fútbol mexicano -como en muchas otras situaciones- suelen ocurrir situaciones atípicas.

Ha habido 20 cambios de plaza en Primera desde 1970 al día de hoy.

Muchas veces el dinero puede más que la tradición, el orgullo y los méritos deportivos y así, con un fajo de billetes puede desaparecer de tajo un equipo, para formar uno nuevo "al vapor". En México los casos son incontables si tomamos en cuenta los cambios que se dan cada 6 meses en todas las divisiones, así que me remitiré a recordar los cambios que se han dado en la Primera División.


1. Club Oro ---> Club Jalisco (1970).
En pleno año mundialista, uno de los equipos más tradicionales de Jalisco pasaba por muchos problemas. El Oro estaba sumido en una profunda crisis económica y deportiva, que lo tenía en los últimos lugares de la tabla. Había salvado la categoría en 1969 al vencer a los Jabatos de Nuevo León en una serie para definir el descenso, y había logrado mantenerse una vez más al término del torneo "México 70" gracias a que ese año se había cancelado el descenso, con el fin de aumentar el número de equipos participantes a 18.

Sin embargo la situación se volvió insostenible, por lo que los dueños del equipo decidieron venderlo. Sus nuevos propietarios, empresarios azucareros, decidieron re-bautizarlo como "Jalisco", cambiaron el escudo y el uniforme (pasaron de ser los "mulos" a los "gallos azucareros") y por 10 años jugaron bajo esa nueva identidad. Descendieron al término de la temporada 79-80 y nunca más regresaron a Primera, aunque estuvieron muy cerca de lograrlo en la temporada 83-84, cuando perdieron con Zacatepec la final de la segunda división.

En años recientes existió un equipo llamado "Oro-Jalisco" que militaba en la segunda división, aunque la franquicia fue adquirida por Jorge Vergara (dueño del Guadalajara) quien, en un arranque de desconocimiento de la historia del fútbol en Jalisco y a nivel nacional, cambió el nombre del equipo por el de "Chivas San Rafael". Actualmente el Oro milita en la Tercera División.


El mítico "Oro", un equipo nostálgico de la época romántica del fútbol mexicano.


2. Necaxa ---> Atlético Español ---> Necaxa (1971, 1982)
En 1971, la afición de Necaxa se sorprendió con la noticia de que, al tener muchas deudas el equipo de sus amores, los dueños habían decidido venderlo a un grupo de empresarios españoles los cuales, deseosos de revivir las épocas del Club España, cambiaron el nombre del equipo por el de "Atlético Español"; un duro golpe sin duda para la afición electricista, quienes ya habían vivido una desaparición previa en 1943, cuando el equipo decidió no participar en el inicio de la Liga Profesional.

Durante 11 años el equipo Burel cosecharía resultados importantes (incluyendo un trofeo de lo que hoy es el Torneo de Campeones de Concacaf, la "Concachampions", y también un sub-campeonato de liga, que perdieron ante Cruz Azul en 1974) pero en 1982, al adquirir Televisa la franquicia, deciden revivir al Necaxa, el cual había perdido ya a gran parte de su afición. El regreso de los Rayos fue difícil e incierto en los años 80, ya que estuvieron más cerca de descender (82-83, 84-85 y 86-87) que de regresar a los lugares de honor.
El Atlético Español, un capítulo negro en la historia del Necaxa.


3. Torreón F.C. ---> U. de G. (1974)
Al final de la temporada 1973-1974 en la segunda división, se enfrentaron por el campeonato y el ascenso dos escuadras universitarias: los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León y los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara. El conjunto de Monterrey vence por 3-2 en el marcador global y por ende gana su lugar en Primera División; pero el rector de la U. de G. compró la franquicia de un equipo que por entonces pasaba penurias económicas en Primera, los Diablos Blancos de Torreón, para desaparecerlo y dar lugar a un equipo que por 20 años dejó un grato sabor de boca entre los aficionados. Llegaron a 3 finales, y las 3 las perdieron: 75-76 ante América, 76-77 ante Pumas y 89-90 ante el Puebla.

Desaparecieron al final de la temporada 93-94, luego de salvarse del descenso, porque su franquicia fue adquirida por la Federación Mexicana de Fútbol como forma de solventar las deudas que el equipo mantenía. Luego de que la Universidad fuera representada por equipos como el "Bachilleres" en divisiones inferiores, en el año 2009 regresaron a la Liga de Ascenso; y tras disputar la serie por el ascenso del período 2013/2014, los "melenudos" están de regreso en Primera para el Apertura 2014.
Bonito uniforme el de los "Leones Negros", sin duda alguna.


4. Club San Luis ---> Tampico F. C. (1977)
En 1976 el San Luis ascendió por segunda ocasión al máximo circuito, y fue un año muy peculiar en la capital tunera, puesto que esa temporada se inauguró el Derbi Potosino entre los Santos de San Luis y los Cachorros del Atlético Potosino. Pero al término de esa temporada, el conjunto del San Luis desapareció, ya que que fue vendido a gente de Tampico, quienes revivieron a la "Jaiba Brava". Este nuevo Tampico no tuvo buenas actuaciones y descendió al término de la temporada 81-82.

El actual segundo uniforme del San Luis es en realidad una versión "retro" del uniforme tradicional del otro equipo de la ciudad, los "Cachorros" del Atlético Potosino, equipo que militó 15 años en la Primera División (de 1974 a 1989).


5. Club Laguna ---> Coyotes Neza (1978)
Antes de que el Santos Laguna llegara a Primera División, la ciudad de Torreón tenía ya un largo historial como plaza del máximo circuito. El Club Laguna y el Torreón F.C. protagonizaron, a finales de los años sesenta y principios de los setenta un clásico denominado como "Lagunero". No obstante, ambos clubes tuvieron un fin similar. En 1978 la "Ola Verde" de la Laguna desapareció pues su franquicia fue comprada y mudada a Ciudad Nezahualcóyotl, en donde se avecindaron como los "Coyotes Neza", quienes participaron por 10 años en Primera División.

Por sus filas pasaron jugadores tales como Carlos Reinoso, José Guadalupe Cruz y Paco Ramírez, además de que el portero símbolo de Cruz Azul, Miguel "Gato" Marín fue por un tiempo su entrenador. Actualmente el equipo milita en la tercera división.
Así era el uniforme de los "Coyotes". También usaron uno a rayas amarillas y negras, como el del Peñarol de Uruguay. Si quieren comprarla... ya vieron dónde conseguirla.


6. Atletas Campesinos ---> Tampico Madero (1982)
Los Atletas Campesinos fueron sin duda uno de los equipos más pintorescos en nuestro fútbol. Desde su ascenso tuvieron muchas dificultades, ya que la Federación no les permitió usar su uniforme (un tractor que abarcaba gran parte de la playera) puesto que ¡No estaba permitido el traer publicidad en los uniformes! (Sin duda tiempos mejores distintos), y tampoco se les permitió después el usar un uniforme similar al de la Selección Mexicana (playera verde, short blanco, calcetas rojas), por lo que optaron por usar los colores del Inter de Milán y los adoptaron como propios (Para quienes se lo preguntaban, es en honor a este equipo que los colores tradicionales del Querétaro son el azul y el negro, no el blanco como su mote de "Gallos Blancos" supondría). Entre los jugadores de renombre que vistieron la casaca campesina se encuentra Leonardo Cuéllar, hoy entrenador de la Selección Femenil de fútbol.

¡Simpático el escudo!

Después de sólo dos temporadas, el equipo es adquirido en conjunto por los equipos de Tampico (recién descendido) y los Petroleros de Ciudad Madero, quienes se fusionan en un nuevo equipo, el Tampico-Madero. Durante 8 años participó en la liga, llegando incluso de la mano de Carlos Reinoso como su técnico a dos finales, en el PRODE 85 ante América (y sufriendo una remontada histórica en el Estadio Azteca) y el México 86, que perdieron ante Monterrey. El equipo desaparecería en 1990, pero esta historia continúa más adelante...

La foto oficial del partido de vuelta de la final del torneo PRODE 85. en la ida el Tampico-Madero había ganado 4 a 1 y todo parecía indicar que los de Tamaulipas se alzarían con el título, pero esa tarde el América dio una voltereta histórica para apabullar 4-0 a la Jaiba y de paso obtener su tercer título consecutivo.


7. Oaxtepec ---> Ángeles de Puebla (1984)
En medio del auge petrolero a finales de los años setenta, al pensar que se venían épocas de bonanza para la economía mexicana, algunas empresas paraestatales utilizaron sus recursos para invertir en negocios que pensaban les rendirían muchos frutos. El I.M.S.S. se metió de lleno al fútbol y, después de adquirir al Atlante, fundaron también un equipo llamado los Halcones de Oaxtepec; quienes logra ron ascender en 1982 y pasaron dos años allí, alimentado por jugadores cedidos de su hermano mayor, los Potros de Hierro. Al final de su segunda temporada, el equipo es vendido y se muda a Puebla, en donde jugó con el mote de "Ángeles" -más adelante viene su historia-.

Ricardo Lavolpe terminó en este equipo su carrera profesional como jugador, en 1983, y también inició ahí mismo su carrera como Director Técnico, dirigiendo al conjunto del popular balneario.
Sí, en estadios como éste (la Unidad Deportiva del I.M.S.S. en Oaxtepec) se llegó a tener fútbol de Primera División.

8. Ángeles de Puebla ---> Santos Laguna (1988)
El Ángeles de Puebla es un equipo que pasó sin pena ni gloria por el fútbol mexicano. Duró apenas 4 años y sólo se rescatan de él sus peculiares uniformes (blancos con vivos guindas que pretendían reflejar un ala) y uno de los partidos más polémicos -contra el Atlante, en 1988- ya que se dice que los jugadores del Atlante fueron "comprados" para perder contra el conjunto de la ciudad camotera, salvándose así estos últimos del descenso. Curiosamente, ese partido fue el último que los de la "Angelópolis" jugarían en su historia en Primera División.


Con la venta y el traslado de esta franquicia a Torreón, la zona conocida como "la Laguna" retomó su lugar en Primera División, además que el Santos Laguna ha escrito su propia historia y se ha hecho de un lugar importante en la liga.

9. Coyotes Neza ---> Correcaminos de la U.A.T. (1988)
El romance entre las universidades y el fútbol profesional parecía acrecentarse en 1987, cuando los Correcaminos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas vencieron a la Universidad Autónoma de Querétaro y lograron su ascenso a la Primera División. Sin embargo, tras su primer año terminaron en el último lugar, y por ende descendieron. Aún así lograron mantenerse en la división de honor gracias a que adquirieron la franquicia de los Coyotes Neza ("el que a hierro mata, a hierro muere") y lograron mantenerse en Primera División por otros 7 años. Descendieron al final de la temporada 94-95, junto con el T. M. Gallos Blancos.

Elongación de la popular caricatura de Warner Bros. Ni en el surreal mundo del fútbol mexicano el Coyote pudo vencer al Correcaminos.


10. Potros Neza ---> Veracruz (1989).
Este es un caso verdaderamente extraño. Al adquirir los Correcaminos la franquicia del Coyotes Neza para mantenerse en Primera División, mudaron a Neza su franquicia original (la que había descendido), la cual fue adquirida por el Atlante y la convirtió en su filial, por lo que se transformaron en los "Potros Neza". Usaban el mismo escudo que el Atlante, sólo que en lugar del nombre se leía "Potros", y jugaban con el uniforme tradicional de los extintos Coyotes. De la mano de Víctor Manuel Vucetich, y con jugadores como Félix Fernández, Luis Miguel Salvador, Guillermo Cantú y Raúl "Potro" Gutiérrez, el equipo asciende esa misma temporada al derrotar a los Venados de Yucatán en la final. Sin embargo, al ser un equipo filial, el equipo tuvo que ser vendido, y fue adquirido para revivir a los Tiburones Rojos del Veracruz, quienes así regresaron a Primera tras 10 años de ausencia.


La única prueba que encontré de la existencia de este equipo es este vídeo de un resumen de la final de Segunda División de la temporada 1988/89. En aquella ocasión los Potros vencieron a los Venados de Yucatán en una serie de 3 partidos.


11. Tampico Madero ---> Querétaro F. C. (1990)
El estadio Corregidora de Querétaro ha sido una dificultad con la que sus dueños y asociados tuvieron que lidiar en sus primeros años. Al no tener un equipo competitivo en la ciudad, y ante la necesidad de mantener ocupado el inmueble para recuperar los costos de inversión, se buscó por todos los medios posibles el establecer y arraigar un equipo en la ciudad. El primer intento fueron las Cobras quienes, tras sólo un año en la Primera División y descender, en 1987, decidieron mudarse a Ciudad Juárez. El segundo intento se dió en 1989, cuando el Atlante se mudó a esta sede, pero descendió a segunda esa misma temporada.


Las "sobras" de Querétaro (así era conocido este equipo, pues fue armado con los desechos de sus hermanos América y Necaxa) aportó poco al fútbol mexicano, entre todo ello un horrible uniforme.

En esa misma época, el Tampico Madero atravesaba por problemas con su estadio (el "Tamaulipas"), propiedad del sindicato de trabajadores de PEMEX. Al descubrirse un fraude y ser varios de los dueños arrestados, José Antonio García vio la oportunidad en todo esto y adquirió la franquicia de la Jaiba Brava y se la llevó a Querétaro, aunque tuvo que usar otros motes ("Celestes" y el muy curioso "Perros Salvajes") puesto que el equipo original, los Gallos Blancos, se encontraba en ese momento en segunda división. Este nuevo equipo queretano duró sólamente 4 temporadas, pues descendió al término de la temporada 93-94.

Dato curioso: Querétaro recuperó de esta forma la franquicia original del Atletas Campesinos.


12. Tampico-Madero ---> T. M. Gallos Blancos (1994/95).
Casi podríamos decir que es continuación del caso anterior. Cuando el Tampico-Madero desaparece, adquieren la franquicia del Atlético Potosino en segunda, y logran ascender al final de la temporada 93-94, venciendo al Irapuato. Sin embargo el gusto les duraría muy poco, ya que a medio torneo, por problemas administrativos entre los directivos del club y los dueños del estadio Tamaulipas, el equipo se muda -irónicamente a Querétaro de nueva cuenta- y cambia su nombre por el de T. M. Gallos Blancos. El equipo descendería esa misma temporada (94-95) junto con los Correcaminos, para bajar a 18 el número de equipos participantes.

Les dejo el vídeo con el resumen del último partido del T. M. Gallos blancos, ganando 3-2 en casa del Necaxa. La fractura que le cometen a uno de sus jugadores es simplemente escalofriante.




13. Unión de Curtidores ---> Puebla (1999).
El equipo cuerero rompió la Primera A durante el torneo de Verano 99. Fue campeón al vencer al Cruz Azul Hidalgo y se enfrentó en la final por el ascenso a los Venados de Yucatán, a quienes aplastan por un marcador global de 7 goles a 1. Sin embargo, debido a que el dueño del equipo era el mismo que del León, Valente Aguirre, decide vender uno de sus equipos (el equipo que fue vendido originalmente fue el León) a la familia Bernat, quienes buscaban recuperar al entonces recién descendido Puebla. Tras protestas de los aficionados leoneses, se decide entonces vender al Unión de Curtidores y así se convirtió -junto con los Potros Neza y La Piedad- en los campeones de segunda división que no llegaron a Primera División tras conquistar el título y el ansiado ascenso.

Lo únco bueno de este caso fue la modificación al reglamento de competencia, en el cual se estipula que todo equipo que ascienda debe pasar al menos un año en la plaza de origen; aunque esto no siempre se ha respetado, como veremos más adelante...

El Unión de Curtidores festejó el ascenso, pero no llegaron a jugar en Primera División el siguiente torneo... sólo en México. Nadie sabe para quién trabaja.


14. Irapuato ---> Veracruz (2001).
La Trinca Fresera, tras su regreso en el año 2000, vivió buenos momentos en Primera División. Con jugadores como el uruguayo Martín Rodríguez (el primer y único campeón de goleo de los freseros), Christian Morales y el portero Samuel Mañez (Q.E.P.D.) dieron la sorpresa y se colaron a un repechaje en el torneo de Invierno 2000, siendo eliminados por el equipo que a la postre sería campeón: Monarcas Morelia.

En ese entonces el Irapuato era del Grupo Pegaso, quienes eran también dueños del Atlante. Argumentando la falta de apoyo por parte de la afición y de la gente del gobierno, mudan el equipo a Veracruz para el Torneo de Verano 2002. Esto causó gran indignación por parte de la afición, quienes acudieron a muchos cotejos de los nuevos "Tiburones Rojos" -de quienes hablaré un poco más adelante- con mantas de protesta contra Grupo Pegaso y Raúl Quintana, ex-presidente del conjunto fresero. Además, todo este manejo de equipos ya había levantado sospechas, por el hecho de que Grupo Pegaso había adquirido al Veracruz original antes de que el equipo se enfrentara en partido por la promoción contra el Atlante, cuando éste había descendido, en el año 2001.

Irapuato re-apareció en Primera en el año 2003, cuando venció a su archi-rival León en la final por el ascenso. Sin embargo, desapareció un año después junto con el Querétaro, pues -como se comprobó años más tarde- sus dueños tenían vínculos con la delincuencia organizada.

Una de las razones que dio el Grupo Pegaso para sacar a la Trinca de la ciudad de Irapuato es que no contaban con el apoyo de la afición... según.


15. La Piedad ---> Querétaro (2002)
Después de casi 50 años de ausencia, los Reboceros de La Piedad regresaron al máximo circuito en el año 2001, al vencer en la final por el ascenso a los Gallos de Aguascalientes. En su corta estadía contaron en sus filas con jugadores como el brasileño Claudinho, Rafael Medina, "Borita" Alcántar, Óscar "Tico" Rojas, Pedro Pineda, David Patiño y un joven llamado Francisco Fonseca, apodado "Kikín". Dirigidos por Víctor Manuel Vucetich, los michoacanos fueron la gran revelación del torneo de Verano 2002, en donde terminaron como superlíderes y accedieron a la liguilla, en donde serían derrotados por el América.

Como premio tras el gran torneo realizado, el equipo se mudó a la ciudad de Querétaro, para revivir al equipo de la ciudad -ahora sí como los "Gallos Blancos"-. Desde entonces el cuadro de La Piedad ha tenido una serie de altibajos en las divisiones inferiores, ha desaparecido y re-aparecido varias veces; y aunque en la cancha lograron un nuevo ascenso, éste no se respetaría. Esta historia continúa un poco más adelante.

Claudinho fue pieza clave de uno de los equipos más sorprendentes en la historia de los torneos cortos.

16. Tiburones Rojos ---> Jaguares de Chiapas (2002)
El cambio de Irapuato a Veracruz fue efímero, y con poco que rescatar. El nuevo equipo escualo no pasó de media tabla, y tampoco recibió nunca el real cobijo de la gente, puesto que el "verdadero" Veracruz se encontraba peleando por el ascenso, hazaña que finalmente cristalizó al derrotar al León en la promoción. Como la ciudad no podía albergar a dos equipos en Primera, la directiva del Veracruz decidió quedarse con la franquicia que había logrado el ascenso, y vendieron al ex-Irapuato a gente de Chiapas, quienes llevaron por fin fútbol de alto nivel a la selva lacandona.

Me pregunto si los abogados de los diseñadores del uniforme del equipo principal de la película "Atlético San Pancho" (izquierda, 2001) habrán estado ocupados cuando vieron el debut de los Jaguares de Chiapas en el fútbol profesional (derecha, 2002).


17. Atlético Celaya ---> Colibríes (sic) de Morelos
En el año 2002, la familia Fernández no puede sostener más al equipo de la ciudad cajetera, y vende al equipo. Su nuevo dueño, Jorge "Capi" Rodríguez era dueño de la -ahora extinta- línea de aviones "Aerolíneas Internacionales" y en ese entonces era también aspirante a un puesto político en la ciudad de Cuernavaca. Tras un torneo en Celaya se llevó al equipo a la "ciudad de la eterna primavera", pero inmediatamente tuvieron que mudarse al vecino pueblo de Xochitepec puesto que el estadio "Centenario" no cumplió con los requisitos para ser sede de Primera División.
Durante su corta estadía en Primera, los Colibríes se distinguieron por sus bellos, estéticos, elegantes y discretos uniformes.

En Xochitepec encontraron un estadio muy sui generis, con sólo un lado de tribuna, ya que del otro lado ¡pasaba un río! Con muchas dudas el Mariano Matamoros fue aceptado el 16 de enero del 2003 para ser la casa del nuevo equipo.

Si bien el inicio de los Colibríes de Morelos fue alentador (3 triunfos en sus primeros 3 partidos), los problemas internos pronto hicieron mella: falta de pagos a los jugadores, renuncias de entrenadores (de hecho Colibríes pasó a la historia como el único equipo que ha contratado al mismo entrenador 2 veces en un mismo torneo, Sergio Rubio, algo que incluso es anti-reglamentario), futbolistas que desaparecieron sin decir "adiós", fueron haciendo merma en el ánimo del club.

Este equipo no pudo despedirse de Primera de otra forma que como llegó, en medio de confusión: después de empatar a 0 con Cruz Azul en el último partido, la afición fue engañada al anunciar el sonido local que Jaguares y Tecos habían empatado (Jaguares necesitaba ganar para salvarse, el empate combinado con el resultado de Colibríes le daba la salvación a los de Morelos). La multitud invadió la cancha para celebrar, pero sólo unos minutos después se volvió a la realidad: Jaguares había ganado 1-0, por lo que los de Xochitepec estaban condenados al descenso. La franquicia fue vendida a las pocas semanas y sólo quedó el recuerdo del equipo más desastrozo, más extraño, pintoresco y enigmático que ha pasado por la Primera División mexicana.
Sí, aunque parezca increíble, también en este estadio hubo fútbol de Primera División. ¿Qué otro coloso puede presumir de tener un río justo al lado? Seguro más de un recoge-balones tuvo que darse un chapuzón para rescatar algún balón que llegó hasta esos lares.

18. Jaguares de Chiapas ---> Querétaro (2013)
A pesar de haber tenido un buen torneo de Clausura 2013, en donde incluso terminaron calificados a la liguilla; los Gallos Blancos de Querétaro no pudieron con la pobre carga de puntos de los últimos 3 años y terminaron perdiendo la categoría; además que se les excluyó de participar en la 'fiesta grande'. Sin embargo el dolor se borraría pronto, pues apenas unas semanas después de consumado el tercer descenso en su historia se anunció que los Gallos se mantendrían en Primera División, pues habían adquirido la franquicia de Jaguares de Chiapas, club que hasta ese momento pertenecía a Tv Azteca.

Una vez consumada la venta, sus directivos tuvieron el cinismo de cambiar el escudo, una de las franjas azules ahora es naranja, como "forma de agradecimiento a Jaguares por cederles su lugar" (Una mentira total, ya usaban vivos naranjas desde el torneo en que descendieron, porque esos son los colores de la empresa de su entonces dueño, Amado Yañez). 

La "nueva imagen" de un club acostumbrado a "ganar" en los escritorios
Y no sólo se mantuvieron en la élite, sino que además heredaron un buen récord de puntos para la lucha porcentual. Por eso este equipo se ha ganado el sobrenombre de "Jaguallos". Sin embargo, esta nueva etapa no ha sido del todo fácil: tras ser detenido Amado Yañez, dueño de la empresa "Oceanografía", el club estuvo a punto de ser desafiliado; pero su adquisición por parte de Grupo Imagen le ha devuelto la estabilidad al club, al grado que anunciaron la contratación bomba del Apertura 2014, cuando sumaron al astro brasileño Ronaldinho a sus filas.

19. San Luis ---> Jaguares de Chiapas (2013)
Siendo sinceros, San Luis era un equipo que estaba haciendo todos los méritos posibles para descender. Pasó en 3 años por las manos de varios dueños (Televisa, Jorge Nácer, López Chargoy) lo cual, aunado a los constantes cambios de imagen (Gladiadores, Tuneros, Reales) auyentó tanto a la afición de las tribunas del Alfonso Lastras como a los patrocinadores; incluso serán recordados por aquel episodio en el que más de 30,000 aficionados de Tigres se hicieron presentes en el estadio de San Luis para alentar a su equipo y convertirlo en una sucursal del 'volcán', herida que terminó siendo mortal para las aspiraciones de la capital potosina en pos de seguir siendo sede de Primera División.

Por ello, cuando Tuxtla Gutiérrez se quedó sin fútbol no dudaron en comprar la franquicia potosina para convertirla en algo así como la "versión 2.0" de lo que ahora llamamos Chiapas FC, club que al momento ha mostrado la misma desorganización administrativa que sufrían siendo los Reales. 

Así salieron a jugar contra Cruz Azul en la jornada 3 del Apertura 2013, con uniformes
distintos. La seriedad de la  Liga MX en su máxima expresión.

20. La Piedad ---> Veracruz (2013)
La Piedad sorprendió a todos en el Apertura 2012, al coronarse en casa tras dos partidos vibrantes ante Dorados de Sinaloa. No calificaron a la liguilla en el Clausura 2013, por lo que pocos le daban posibilidades reales a los michoacanos de ascender. Neza fue el club que se coronó al final de dicho certamen, por lo que Reboceros y Toros se reencontraron en una final, esta vez peleando por el ascenso.

Los rumores previos a la gran final apuntaban a que Neza, en caso de ascender, sería trasladado a Querétaro, pues eran equipos del mismo dueño y bajo el argumento de que el estadio Neza '86 no cumplía con los requerimientos mínimos para ser sede de Primera, el entorno festivo se enrareció. La ida, jugaba en el Juan N. López, fue un partido sumamente cerrado en donde los visitantes sacaron ventaja mínima; pero los Reboceros reaccionaron en la vuelta y emparejaron el marcador. Tras tiempo extra, finalmente el conjunto piedadense se alzó con el triunfo en penales y por ende con el ansiado ascenso, que había tardado 11 años en llegar.

Sin embargo la alegría duró poco, pues a pesar de que el dueño, Fidel Kuri, aseguró que el equipo se mantendría en su sede, un nuevo alegato respecto al estadio impidió participar a La Piedad en el Apertura 2013, y de un plumazo fueron borrados del mapa y trasladados a Veracruz, para que así la enésima reencarnación del tiburón rojo apareciera de nueva cuenta -de forma más que injusta- en la ahora muy rimbombante "Liga MX".

Al igual que Potros Neza y Unión de Curtidores, de nada le valió a los Reboceros de La Piedad el haber sido los mejores equipos de la rama de Ascenso por todo un año, al final su esfuerzo fue la recompensa para una ciudad y una afición que no lo merecían.

*****

Varios han sido los cambios de nombre y sede en la Primera División de México. Muchos han sido los sueños rotos, los esfuerzos minimizados y muchas historias fueron cortadas de tajo por gente a la que quizá ni siquiera le importó el fútbol, sino que intervinieron en él "por ser un negocio lucrativo".

Si algún aficionado sudamericano o europeo leyera esta recapitulación, seguramente no entendería cómo puede manosearse la historia de un club de manera tan impune, les parecería digno de un fútbol errático y primitivo. Casos contados existen en otras latitudes (Wimbledon F.C. y el Ciudad de Murcia-Granada 74, el primero de la quinta división de Inglaterra y el otro de la segunda división española) y en ambos se armó un lío tremendo, que hasta los tribunales fueron a dar.

Si queremos que el fútbol mexicano se desarrolle, prácticas como ésta deberían ser prohibidas tajantemente, puesto que el único lugar válido para ganarse un lugar en Primera División debe ser en la cancha, siendo el mejor.

14 comentarios:

  1. Muy importante recopilación de historia. ¡Gran trabajo periodístico!

    Con cerca de 20 de conocer a quien escribe este blog, él puede constatar mi afición y fervor por el Necaxa, a quien defendí en las buenas y en las malas.

    Hoy, con toda franqueza, puedo decir que soy un "sin equipo". La filosofía y la personalidad que tenía el equipo del cual me enamoré es sólo un recuerdo del milenio pasado.

    El Necaxa de hoy dista mucho de ser el Necaxa de antes, más allá del nivel de juego, como institución es otra. No encuentro el sentido de seguir apoyando a un equipo que ya no es.

    No queda nada de aquel Necaxa, ¿por qué habría de quedar la misma afición? Me fui junto con todo aquello que fueron dejando en el camino.

    Felicidades por este blog.

    ResponderEliminar
  2. Wow!!! Excelente artículo Cacho!!!!!! es una verdadera joya!!!!!!!! Información muy completa!!!! Excelentes fotos y videos!!!!! Gran forma de conocer los escudos y los uniformes de los equipos desaparecidos.
    La foto del Oro está genial, ojalá vuelvan, aunque sea a la Liga de Ascenso. El uniforme del Tampico Madero siempre me ha encantado, me gustaría conseguirlo. En cuanto al Necaxa, lo más probable, tristemente, es que no tarde en desaparecer.

    ResponderEliminar
  3. El uniforme de los Angeles de Puebla me gusta, era muy original y es curioso ver que si tenían afición. El de las "Sobras" de Querétaro, era una verdadera grosería, por cierto que en este equipo jugó Carlos de los Cobos, hoy entrenador del Chicago Fire.

    ResponderEliminar
  4. Excelente artículo, una tristeza que pase esto en nuestro fútbol, sinceramente ya no veré más nuestra liga, aunque parezca tema tabú, si se cambian equipos a conveniencia rompiendo reglas, quién me pueda asegurar que no sean vendido partidos y campeonatos. Ojalá este cáncer terminara pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, es una tristeza que tengamos estos antecedentes. Gracias por comentar!!!

      Eliminar
  5. Usted lo ha dicho mi estimado, tenemos un fútbol primitivo y surrealista, dónde el ridículo y lo vergonzoso es el pan nuestro de cada día. Lo de hace unas semanas fue al acabose: Querétaro que debió descender ahora no solo se queda en Primera sino que está en el doceavo sitio de esa aberración del cociente; Chiapas en menos de una semana pasó de quedarse sin fútbol a tenerlo de vuelta, solo que ahora arrancando como penúltimo lugar del cociente; y San Luis terminó descendiendo, aunque en honor a la verdad parecía que era su objetivo desde hace tiempo.

    Pero no hay que olvidar tampoco el carnaval que es la liga de ascenso, con sus quince equipos de los cuales la mitad luchan por sobrevivir, endeudados y con estadios cayéndose, en la que no hay año dónde no termine un club desafiliado o mudándose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, tristemente tendremos que actualizar este post en unos días con los tristes casos de Gallos, Veracruz y Chiapas de este 2013 que ya quedará para la infamia. Gracias por pasar a leer y comentar!!!

      Eliminar
    2. Una pregunta, Sr Santoyo. ¿Usted cree que en verdad hay plazas o jugadores con calidad suficiente para una liga de dieciocho equipos?

      Eliminar
    3. Creo que hay calidad suficiente para tener una liga pareja y competitiva de 16 equipos; 18 es un número que me agrada pero que hoy en día deja en clara desventajas a 2 o 3 participantes con respecto de los demás cada año.

      Eliminar
  6. Se debe de dar por reglamento que cada cambio de franquicia implique también la desaparición del porcentaje y se vuelva a contar desde cero, así los empresarios lo pensarían dos veces antes de cambiarse. También como regla debe de jugar el equipo que asciende un año al menos y el que desciende también, la capacidad del estadio no debe de ser impedimento pues en Europa existen equipos de ligas muy buenas que juegan en estadios muy chicos (eso si todos cómodos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo estar más de acuerdo contigo. Yo prohibiría tajantemente cualquier cambio, pero eso de mandarles su porcentaje a 0 tampoco sería malo, pensando en el corto plazo.

      Eliminar
  7. Excelente reportaje, te felicito. Si algo me queda claro es que así es nuestro futbol y que esto probablemente siga ocurriendo, si te pusieras a hacer este recuento de cambios de sede en la liga de ascenso no acabarías, sería un artículo 10 veces más largo que este. Cuando era un adolescente me tocó vivir los casos de Curtidores a Puebla, Irapuato a Veracruz y La Piedad a Querétaro, y he aprendido que esas tres aficiones (Puebla, Veracruz y Querétaro) son de lo más villamelonas y convenencieras, a ellos al igual que a quienes manejan sus equipos no les importa lo deportivo y si no merecen PRIMERA DIVISIÓN, siempre serán felices asi les lleven la franquicia que sea. En otros países como el caso que tu mencionas del Granada 74 la gente nunca estuvo feliz y nunca apoyó a ese equipo, además del lío legal esto que te digo del "NO APOYO" de la gente fue un factor principal para que no permaneciera más ese equipo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por leernos Michel M. A mí también de chavo me tocaron los cambios del T.M. Gallos Blancos, Puebla y Veracruz; y tengo la misma opinión que tú; son equipos que no deberían existir y son aficiones poco comprometidas, holgazanas, conformistas. Es una pena que comoaficionados no alcemos la voz en este tipo de acciones, que afectan directamente no sólo a la justicia deportiva; sino a miles de corazones, a ciudades y estados completos. Yo, que le voy a Monarcas, no voy a permitir que los rumores de su salida se hagan realidad, sobre mi cadáver.

    ResponderEliminar
  9. Algo tiene el Golfo de México y su zona por lo visto..

    ResponderEliminar