Páginas vistas en total

martes, 21 de junio de 2011

"EL CANIGGIA MEXICANO"


Luis Arturo Hernández Carreón, también conocido como "El Matador", "El Pájaro", "El Caniggia Mexicano". Uno de los mejores jugadores mexicanos de todos los tiempos, que a últimas fechas ha sido injustamente relegado al olvido. Sensacional extremo que también fue goleador. Metió 35 goles para la selección, máximo anotador mexicano en mundiales (4 goles en Francia 98), líder de goleo de la Copa América de 1997 con seis dianas y Campeón de la Copa Confederaciones México 99.
Inició su carrera con los Jabatos de Nuevo León de Segunda División, de ahí pasó a Cruz Azul, equipo con el que tuvo un discreto debút durante la temporada 90-91. Se pasó un año sin jugar al no llegar a un acuerdo con el Santos Laguna, y reapareció en la campaña 92-93 con el Monterrey, donde empezó a destacar. Esa misma temporada sería sub-campeón.
En 1994, pasó al Necaxa, donde sería dirigido por Manuel Lapuente y lograría dos veces ser campéon (94-95 y 95-96). Allí, conformaría una delantera de miedo junto con Sergio "Ratón" Zarate, Ricardo Peláez e Ivo Basay.
En 1997, tras su espectacular desempeño en la Copa América de Bolivia 97, decidió ir a probar suerte al Boca Juniors, donde apenas si tuvo oportunidad de jugar, aunque cabe destacar que allí militó al lado del mismísimo Diego Armando Maradona y del Caniggia original.
Seis meses después volvió a Necaxa y, pese a que después de su inolvidable actuación en el Mundial de Francia 98 se pensaba que iría a jugar a Europa, finalmente pasó a los Tigres, donde pese a anotar una buena cantidad de goles, no pudo llevar al equipo regio a puestos importantes.
En el año 2000 pasó al Galaxy de la MLS y en 2001 al América, donde, como le sucede a muchos otros jugadores, comenzó su declive, sin embargo, logró ser parte del equipo campeón en el Verano 2002 y alcanzó a jugar un segundo mundial, el de Corea-Japón, en el cual, tristemente, ya no pudo destacar.
Regresando del torneo, las cosas se complicaron para Hernández, no logró llegar a un acuerdo con América y se quedó seis meses sin jugar.
Reapareció en el Clausura 2003, jugando con el equipo de su estado natal, los Tiburones Rojos del Veracruz, y, pesé a que no logró afianzarse en la titularidad, anotó el gol que llevó a los escualos a la semifinal, la cual perdieron ante el Morelia.
Nuevamente se quedó sin jugar, reapareciendo seis meses después con el Jaguares, equipo en el que casi nunca alineó.
Después de eso anunció su retiro, pero decidió volver en el Clausura 2005, para jugar con los Lobos BUAP de la liga de ascenso. No terminó el torneo, pues Hernández dejó tirado el equipo para unirse a Big Brother VIP. Así acabó la carrera de este gran jugador.

2 comentarios:

  1. Luis Hernández, no el más técnico ni el más exquisito jugador, pero con un corazón y unos cojones que compensaban esas limitaciones, además de unos espectaculares momentos de lucidez cuando intentaba jugar de primera intención. Tuvo tres años de un nivel altísimo que tuvo su punto culminante en Francia '98 dónde se convirtió en el máximo anotador mexicano en Copas del Mundo, donde fue el referente y estandarte de esa selección cobijado por chicos con talento -Blanco, Arellano, Pável Pardo- el maravilloso Ramón Ramírez, y jugadores de gran personalidad -García Aspe, Suárez y Campos.

    Todavía su primer año en Tigres fue muy bueno, aunque en ese tiempo tuvo un choque de egos con Claudio Nuñez, el ídolo chileno del conjunto felino, y con un Tigres que siempre navegaba en la media tabla pese a sus costoso presupuesto; su salida de Tigres fue después de un fracaso más en el verano 2000, cuando ganando 3-0 ante un descendido Toros Neza, asegurando la calificación, en los últimos veinte minutos les empataron y la afición felina les recrimino duramente, arrojando camisetas a la cancha, quemando abonos, fue en esos instantes que Luis Hernández, con personalidad, se dirigió a las tribunas, encarando a la afición besó la camiseta, defendiéndose de los reclamos, lo cual la directiva no vio bien y su contrato.fue rescindido.

    Después de ahí se metió en una seguidilla de equipos cada año, problemas personales, indisciplina fueron acabando de una manera triste la carrera del más explosivo delantero de los últimos tiempos del tricolor.

    El Chicharro hubiera matado por tener un poco del Matador.

    Por cierto en su debut con Boca ante Colo-Colo anotó a pase de Diego Armando Maradona.

    ResponderEliminar