Páginas vistas en total

lunes, 25 de julio de 2011

Lo que dejó esta Copa América

Quien diga que al principio de este torneo pronosticó que la final sería Uruguay vs Paraguay lo tacharía indudablemente de mentiroso. Esta Copa América pasará a la historia como un certamen lleno de sorpresas pero también decepciones, por el empuje de los –mal llamados a mi gusto- equipos “chicos” y por el arrastre del prestigio de los “grandes”; por la gran infraestructura de los estadios sede y por las pésimas condiciones de las canchas; por el gran colorido y la gran pasión en las tribunas, contrastados con el poco empuje y la mediocridad que por grandes lapsos se vivieron en varios encuentros… Creo que esta Copa América terminó siendo la equivalente a un “Italia 90” en términos de emoción.


Dentro de todo lo que se pueda aplaudir o criticar, esta Copa América nos dejó muchos datos y detalles que pasarán a la historia. A continuación enumero los que considero más destacados:


1. La peor actuación de México en una Copa América: atrás quedaron las hazañas de “Zague”, Ramón Morales, Luis Hernández, Nery Castillo, Gerardo Torrado, Jared Borgetti, David Patiño, Hugo Sánchez y tantos más; la selección mexicana terminó última del certamen, con 0 puntos y con un trabajo colectivo inexistente. La mala planificación, las imposiciones de CONCACAF –que no sé porqué nunca se buscó una apelación a tal limitante-, la delegación de responsabilidades, mala elección de jugadores, la improvisación en el acomodo y el parado táctico con algunos elementos, más los problemas extra-cancha que forzaron a quitar 8 jugadores y traer caras nuevas a una semana del inicio de la competencia son la receta ideal para cocinar el más grande fracaso de nuestra nación en el torneo más prestigiado del continente. Creo que el fútbol ya rebasó a un Luis Fernando Tena que parece anclado, estático ante un fútbol moderno que se convulsiona, se mueve y cambia de modos y formas constantemente. Si querían preparar y foguear realmente a la selección Sub-22 para los juegos olímpicos, lo hubieran hecho en forma, no desperdiciando una competencia de tal magnitud. Una participación dolorosa y para la el salón de la infamia; espero que aprendamos de tan costoso error.


2. El bajo nivel de juego en la primera ronda: pocos goles, partidos muy cerrados y resultados que permitieron a prácticamente todos los equipos llegar a la última fecha con posibilidades y con calculadoras en mano. Aunque al final se hizo justicia y triunfó el fútbol vistoso con el campeón, tal parecía que la afrenta de varios equipos era “no perder y esperar a que los puntos fueren suficientes”. Selecciones como Ecuador quedaron a deber, y Bolivia parece que triunfó al arrancarle un punto al local en su propia casa.


3. Un sistema de competencia en donde participan 12 equipos y 8 clasifican a segunda ronda es obsoleto. Queda claro que cuando sólo hay 12 equipos en un torneo, las posibilidades de ver buen fútbol disminuyen. Ojalá la propuesta de aumentar a 16 los participantes (con los 6 mejores equipos de la CONCACAF) sea real, porque el formato actual de competencia me parece necesita una fuerte remodelación, si queremos seguir viendo espectáculo en un torneo tan importante y con tanto prestigio a nivel internacional.


4. Argentina: Parecía que tenía la mesa puesta para ser campeón, pero una serie de errores privaron a los anfitriones de disfrutar su fiesta al máximo. Excesiva responsabilidad para Messi, improvisación con algunos jugadores, otros convocados y jugando aún cuando su nivel no era el óptimo, mientras que otros a quienes consideraba en mejor estado fueron relegados a entrar de cambio; un técnico que se reveló incapaz de tomar las riendas de semejante selección y que al menos ha podido unificar al medio en torno a su desaprobación… ¡Cómo estarán de mal las cosas, que la gente pide el regreso de Maradona! No cabe duda de que el fútbol argentino está atravesando una severa crisis en todos sus niveles; y ojalá por el bien de ellos puedan solventarlas lo más pronto posible, empezando por desbancar al dictador moderno que tiene secuestrada a la AFA desde hace más de 30 años: Julio Grondona. Mientras ese dinosaurio siga diciendo cómo respirar, cómo jugar, a quién convocar y proponiendo una primera división con 40 equipos, seguirán en el atolladero.


5. Brasil y los 4 penales fallados: Para la historia y las anécdotas. El único equipo que recuerdo falló todos sus penales en una fase definitiva es Boca Juniors en la final de la Copa Libertadores del 2004, ante Once Caldas de Colombia. El prestigio de Brasil también fue arrastrado por tierras pamperas, con jugadores a quienes pintan como cracks, pero que distan mucho aún de ser gente importante. No sé si la mercadotecnia haya rebasado al deporte, y también me parece preocupante que la juventud tome como ejemplo a seguir a un jugador berrinchudo, egoísta, soberbio y alzado como Neymar. El fútbol es un juego de conjunto, y si a Brasil se le ha olvidado un concepto tan básico, es normal que su espectacularidad se desvanezca. Ojalá recuperen su magia pronto, para que sigan deleitándonos como siempre lo han hecho.


6. Villar y Muslera: Creo que si en el beisbol se le hace mucho ruido y faramalla al pitcher que logra un juego perfecto (sin hit ni carrera), a Justo Villar se le tiene que reconocer el partido contra Brasil: no sólo realizó la atajada de la Copa a un disparo de Pato, sino que además ni con 4 penales en contra pudo recibir anotación. Fue el partido perfecto y soñado para cualquier guardameta. Por otro lado Muslera ha demostrado estar al nivel de los más grandes y se convirtió en factor fundamental para que el equipo de Uruguay se alzara con el título. Ambos porteros fueron los mejores del torneo, sin duda alguna, y pilares para que ambas selecciones disputaran la gran final.


7. Venezuela y Perú: De lo que más me dio gusto en esta Copa América fue ver el despertar de un histórico como Perú; habían vivido en la ignominia futbolística desde aquel lejano mundial de España 82, y parece que bajo la batuta de un conocedor como Markarian pueden resurgir. Ellos mismos lo dicen, la meta no era el tercer lugar en Copa América, sino calificar a Brasil 2014, y me parece que van por buen camino. De forma personal creo que le ha venido bien que no jueguen no Farfán ni Pizarro ni otros jugadores considerados “importantes”; no niego la gran calidad técnica de estos elementos, pero son jugadores de corte individual, nunca han podido brillar con una selección inca que está ávida de progreso y de trabajo colectivo; encima tienen al campeón de goleo del certamen (Paolo Guerrero), otro buen logro. Venezuela, por otro lado es ya una realidad, pocas selecciones en el mundo han crecido al paso de los Bolivarianos, y tal parece que ese colchón de puntos seguros que implicaba visitar Maracaibo o Caracas es historia. Los venezolanos ya no exportan sólo mujeres hermosas y beisbolistas importantes, sus futbolistas son también ya cotizados y tal parece que apenas es el despegue. Esto sin duda le vendrá bien a la Conmebol, pues el nivel del área seguirá elevándose.


8. Uruguay campeón: No profundizaré mucho en este tema, puesto que espero que un buen amigo Uruguayo se explaye más en este mismo espacio, pero me da gusto que los Charrúas sean nuevamente campeones del cono sur. Triunfó el buen fútbol sobre los esquemas defensivos con un grupo que no sólo actúan como seleccionados, sino que además dan la impresión de que son buenos amigos. Tienen adelante a un verdadero crack y líder como Diego Forlán, a un demonio en el área como Suárez; Arévalo y los Pereira apoyan en lo necesario al frente pero también marcan y recuperan, Lugano pone orden y atrás y el anteriormente mencionado Muslera mantiene la valla bien resguardada. Merecidísimo el 15avo. Título, no queda duda de que el renacer uruguayo es toda una realidad, siendo la mejor selección americana del último mundial, sub-campeones a nivel sub-17 y ahora los mejores de Sudamérica. Felices deben de estar los espíritus de 1930 y del Maracanazo de 1950, porque los jugadores actuales portan con toda dignidad, orgullo y merecimiento la playera celeste.


Me parece que esta Copa América sirvió para evidenciar la situación actual de todas las selecciones sudamericanas; queda claro en donde están todas las selecciones actualmente, y también nos da un esbozo de cómo serán probablemente las eliminatorias rumbo a la próxima copa del mundo. La eliminatoria de Conmebol es la más difícil y complicada, y tal parece que el nivel tan equilibrado nos dará una eliminatoria muy cerrada, pareja y emocionante; por el bien del fútbol que así sea.


Para cerrar bien, les dejo los goles de la final, así como del partido por el tercer lugar.

Perú 4-1 Venezuela


Uruguay 3-0 Paraguay


No hay comentarios:

Publicar un comentario