Páginas vistas en total

viernes, 8 de julio de 2011

Los goles de las semifinales del mundial sub-17 (y algo más)

Los nombres de los finalistas ya están dictados: Uruguay y México se medirán el próximo domingo a las 6 de la tarde (hora local) por la supremacía mundial, dentro de la categoría Sub-17. En el camino quedaron dos grandes como Brasil y Alemania; por lo que la inédita final se verá enmarcada por un duelo previo por el tercer lugar que prácticamente garantiza un preámbulo espectacular, perfecto para el platillo fuerte que nos aguarda.


¿Qué podemos esperar? A unos pibes uruguayos que juegan como cualquier treintañero que conoce la historia del fútbol charrúa: fuertes, tozudos, por momentos meten fuerte la pierna, saben desdoblar a velocidad, que saben jugar con los tiempos de un partido y que son letales con un poco de espacio al frente. México por su parte cuenta con un gran corazón, jugadores desequilibrantes, con un orden táctico impecable, paciencia y sobre todo la virtud de no rendirse y siempre buscar el gol; además del apoyo incondicional que significa jugar de local una final de Copa del Mundo, y más si es el imponente Estadio Azteca, una de las grandes catedrales del balompié mundial.


Si algo nos ha enseñado este Mundial Sub-17 es que la esencia del fútbol sigue siendo la de un deporte, la de un juego. Quizá por todo el negocio, la presión y el escrutinio al que los jugadores profesionales son sometidos, pero muchos de ellos olvidan algo esencial que se necesita para triunfar: saber divertirse, darse cuenta de que ganan la vida jugando, y esas sonrisas de los que aún no son adultos debe estar siempre presente en ellos, que recuerden la emoción de meter gol en una "reta" o "coladera" y que por lo mismo nunca dejen de soñar; ya ésta es la segunda generación de chavales que nos demuestras que el ya clásico grito de "sí se puede" les queda corto, que tan sí se puede que lo han logrado.


No se que sorpresas nos depare el fútbol para el próximo domingo; pero si algo ha provocado este torneo (al menos de manera personal) es el recordar que el futuro del juego más popular del mundo se basa en no perder esa emoción, esa inocencia, esa sonrisa casi infantil que fue lo que nos hizo enamorarnos del fútbol en primer lugar. ¡Qué alegría haber sido parte, al menos como aficionado, de un gran evento como lo ha sido este mundial! muchas enseñanzas, muchos recuerdos y nuevas ilusiones que se recargan igual que en aquel mágico Perú 2005; tenemos a un Gio por otro Gio; si Vela, Villaluz, Juárez, Moreno brillaron y consolidaron una carrera, ahora le toca a los Fierro, Briseño, Espericueta, Tostado, Sánchez, Escamilla y tantos otros demostrar su valía y porqué están a noventa minutos de ser campeones del mundo... Más allá de directivos nefastos, dueños corruptos, escándalos de todo tipo, el fútbol mexicano tiene futuro y eso me mantiene aquí, gozando y sufriendo con el ir y devenir de una pelota.


Aquí les dejo los goles que definieron la gran final:


Uruguay 3-0 Brasil



Alemania 2-3 México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario