Páginas vistas en total

miércoles, 30 de mayo de 2012

Tiste Sentimiento de un aficionado Rojiamarillo.

Estoy dolido, pues cada fin de torneo estoy a la expectativa de buenas contrataciones, al menos una de esas que llaman “bomba” y tristemente tengo que ver como campeonato tras campeonato no sólo no hay grandes contrataciones, sino que además debo resignarme a ver que quienes se consagran como figuras en el equipo son vendidos -a precios inflados- al mejor postor.

Pero quizá (y solo quizá), seamos nosotros los aficionados los que estamos en el error, no somos ni  hemos sido un equipo con esa filosofía, creo que esas contrataciones nunca nos han caracterizado ni lo harán, la idiosincrasia del equipo ha sido tener ojo clínico para ver talentos desperdiciados, traerlos a buen precio y sacarles todo su potencial y así venderlos como un buen negocio, lo que hasta cierto punto era normal en las épocas de la vieja guardia, cuando Don Nicandro Ortiz tenía que estirar el presupuesto para que el equipo sobreviviera.

Pero ahora con otro dueño, es increíble que la filosofía sea apenas medianamente superior, pues si bien ya no hay problemas económicos ni de descenso, los directivos y el dueño del Morelia se han conformado con tener un equipo que anime la liga, sin pretender los títulos y es que aún en aquel inolvidable invierno de 2000 –con el campeonato conseguido- fue más al atrevimiento y entrega de aquellos HOMBRES y no NOMBRES que se partieron el alma en la cancha que por quienes se paran el cuello detrás del escritorio.
Está bien si Dávila o Salinas quieren un equipo mediano, al final y aunque nos duela como aficionados, el equipo es de ellos; En lo que no estoy de acuerdo es que nos vendan una cosa, y tengamos que conformarnos con otra, porque desde aquel titulo del 2000 he escuchado hasta el cansancio la frase “buscamos armar un equipo que sea protagonista y busque el título”, ¿o acaso no se acaba de ir Tomás con el pretexto de que no alcanzo el Campeonato?

Si de verdad la directiva buscara eso, se daría cuenta que se dispone de un plantel competitivo, pero que le falta un poquito para estar a la altura de otros como Santos, Tigres y Monterrey; mientras no se invierta no se va a llegar a esos niveles.

Entonces, ¿por qué no nos hablan claro? ¡que nos digan que sólo ven al equipo como un negocio! y que las contrataciones siempre serán medianas, que solamente buscamos competir y amenizar el torneo mexicano, la afición es fiel y seguiría ahí con la diferencia de que no se sentiría engañada.
Solo pido una cosa, dejen de vendernos espejitos y hablen con sinceridad.

Por el momento yo estoy seguro que si el equipo vuelve a quedar campeón será igual que en el 2000, gracias al esfuerzo de los que están en la cancha y no tanto por los de pantalón largo, que nada más tratan al equipo cual tienda de abarrotes.

Y a pesar de eso, yo al igual que tu, nunca dejare de alentar al Morelia de mis amores.

Santo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada