Páginas vistas en total

martes, 11 de diciembre de 2012

Festejos curiosos IV - Esnifando rayas de cal

No todas las celebraciones suelen ser igual de afortunadas. Muchas de ellas son consecuencia de discusiones, acusaciones, altercados previos al encuentro o como forma de responder a quienes han ofendido antes. En esta nueva entrega de festejos curiosos recordamos a Robbie Fowler, un jugador tan polémico como brillante, que no pocas veces estuvo envuelto en problemas extra cancha.

Robbie Fowler nació el 9 de abril de 1975 en la ciudad de Liverpool. Se forjó en la inferiores del cuadro de Anfield, equipo con el que debutaría en 1993 -en el marco de la Copa inglesa- ante Bolton Wanderers. Se mantendría con los de rojo hasta el año 2001 cuando, después de lograr un triplete (FA Cup, Capital One Cup y Copa UEFA) firmó con Leeds United, en donde no tendría el rendimiento esperado, por lo que tras sólo 2 temporadas emigró al Manchester City, siendo pieza clave para que los 'citizens' mantuvieran la categoría. En el 2006 regresaría a Liverpool para jugar 2 temporadas más en Anfield, y de ahí se fue a jugar a la "Championship" (la segunda división inglesa) con Cardiff City, para terminar de nuevo en la Premier League con Blackburn Rovers. Dejó Inglaterra en el 2009 para jugar en las ligas de Australia y Tailandia, retirándose en el 2011 con el Muangthong United F.C. del país asiático, mismo club en donde ha iniciado su carrera como estratega.

Con la Selección estuvo presente en la Euro de 1996, se perdió el mundial de Francia 98 por una lesión de ligamentos en la rodilla, sin embargo acudiría cuatro años más tarde a Corea-Japón 2002, aunque ya no volvería a ser convocado después.

Fowler y Le Saux
Su faceta como jugador no estuvo exenta de pasar por el ojo del huracán en varias ocasiones: en 1996 recibió el premio al Fair Play después de intentar persuadir al árbitro (sin éxito) que el penal que le habían marcado era inexistente en un partido ante el Arsenal. También era conocido como uno de los "Spice Boys" (junto a Jamie Redknapp, Stan Collymore, David James y Steve McManaman) por sus constantes líos de faldas. En 1999 fue suspendido 2 juegos y sancionado económicamente por un altercado con el ex defensa del Chelsea Graeme Le Saux, quien terminó propinándole un codazo al entonces ariete de Liverpool tras las provocaciones de éste. sin embargo, uno de sus momentos más polémicos que vivió es el que a continuación relatamos:

Sucedió en 1999, en el derbi del puerto: Una falta a favor del Liverpool derivó en un tiro penal bien cobrado por Fowler. Al momento de celebrar el gol, se tiró al pasto y simuló inhalar la raya de cal que delimita el terreno de juego como si fuera cocaína. Tras incorporarse y de nueva cuenta simular la inhalación, las críticas no se hicieron esperar. Gérard Houllier, el entonces entrenador de Liverpool, decía que en realidad era celebración originaria de Camerún en donde fingía comerse el pasto, y que Robbie la había aprendido de su de su compañero de equipo Rigobert Song. Fowler fue sancionado con una multa de £60,000 (algo así como un millón doscientos cincuenta mil pesos mexicanos) por parte de su club, además que fue suspendido por 4 encuentros. Cuando se le preguntó al respecto, Robbie explicó que era una forma de burlarse de la afición del Everton, pues ellos habían propagado acusaciones y rumores de que él consumía sustancias prohibidas, algo que negó categóricamente.



Genial y temperamental, Robbie Fowler fue un jugador que nunca se guardó nada, dentro y fuera de la cancha fue un ser auténtico, cuestión que en más de una ocasión dio material a la prensa para que hablara de él, y no precisamente por sus goles. Sin duda que su festejo puede ser reprobable desde ciertos ángulos y ópticas, pero independientemente de los escándalos, pasó a la historia por haber realizado uno de las celebraciones más curiosas, únicas y valientes que se han visto; de hecho recuerdo el caso de algún jugador del Sevilla quien, inspirado por este hecho, años después celebraría un gol de la misma forma, y por las mismas razones.


Como dato curioso, Robbie Fowler protagonizó una acción poco usual con Carlos Salcido, cuando en un partido de cuartos de final en la Champions League del 2007, el delantero inglés trató de desconcentrar al zaguero mexicano, tocándole los testículos. Al respecto, el famoso "Za za" se limitó a decir entre risas: "Tiene mejor mano que mi esposa".

3 comentarios:

  1. Con que de ya desde entonces a Salcido le gustaban las manos masculinas xD

    Uno de los más grotescos festejos que he recordado y que fue un escándalo a nivel mundial, incluso no faltó quién deseara verlo vetado del fútbol. Fowler era un buen futbolista, con carisma e impredecible, prometía más pero como suele pasar con el futbolista inglés no logran dar el estirón para estar en la élite.

    ResponderEliminar
  2. Escandalo internacional, pero que pasó pronto, curiosamente. En otros deportes el dopaje suele ser un tema común y escandaloso, pero en el fútbol o no se cuida mucho o no se da; quiero pensar lo segundo pero uno nunca sabe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Temo que el día que la FIFA en realidad se meta de fondo en el tema del dopaje se abriría una caja de Pandora.

      Eliminar