Páginas vistas en total

miércoles, 29 de mayo de 2013

Manual para crear una liga muy X



¿Quieres crear una liga de fútbol que te llene de ceros las cuentas de tu banco a ti y a tus amigos mafiosos, pero te molesta mucho el tener que lidiar con aficiones exigentes, medios críticos y reglamentos deportivos escritos e implícitos? ¡No te preocupes! con estos sencillos pasos podrás crear una liga a tu antojo, sin que nadie te moleste.

  • Diseña una liga para que cualquiera -en el sentido más despectivo de la palabra- pueda ser campeón. La justicia deportiva no deja tanta ganancia como si el noveno lugar pudiera luchar por ser campeón.
  • Crea reglamentos confusos, ambiguos y llenos de lagunas; no vaya ser que mañana tú mismo te cierres los candados. Recuerda que puedes invalidarlos y cambiarlos cada que creas conveniente.
  • Rodéate de gente que no sepa nada de fútbol y que sólo sean leales al color verde billete; gente con escrúpulos o cariño por el fútbol sólo te estorbará. Sobrevivir en la selva es fácil si te pones del lado de los leones.
  • La historia de cualquier equipo no vale para nada, lo único que cuenta es la cantidad de dinero que te van a dar por ser parte de la liga. 
  • Anuncia continuamente grandes cambios: di que vas a mejorar a fondo la liga, así sea solamente con logos nuevos y niños repitiendo como merolicos frases en las que ni tú crees.
  • ¿Un torneo al año? ¡no! eso no te deja ganancias, mejor haz 2 torneos y así duplicarás tus ingresos; no importa que eso demerite el nivel de competencia, la continuidad de los técnicos o los proyectos a largo plazo.
  • Voltea a ver lo que se hace en ligas igual de corruptas o que no tienen nada que ver con el fútbol. Toma nota y copia sus vicios, no sus aciertos.
  • Que no te preocupen 17 fechas de sopor y aburrimiento eternos, con que haya 3 buenos partidos en la liguilla nadie se va a acordar.
  • Revive torneos añejos y esfuérzate por hacerlos de lo más aburrido. No le hagas caso a quienes te dicen que voltees a ver los formatos de las Copas Europeas, esas no dejan tanto dinero.
  • Maneja las dos caras de la moneda: por un lado presume que tus clubes juegan a buen nivel torneos internacionales; acto seguido asfíxialos con un calendario complicado para ellos. Diles que NO cada vez que alguno te pida mover la fecha de algún partido, ¿quién se creen que son?
  • Ten no miedo, PÁNICO al descenso. Nunca dejes que más de un solo equipo se vaya, y siempre que se pueda busca algún pretexto para cancelarlo.
  • Por ello, protege a los clubes "importantes" y crea una tabla de cocientes (aunque tu nulo conocimiento matemático te haga llamarla "de porcentajes") y que de ahí se vaya el último... ¡claro! si no tiene el dinero suficiente para comprar una franquicia.
  • Y hablando de franquicias, esas son como un local de comida rápida: si la pones en un lugar y no pegó, con confianza llévala a otro lado, cámbiale el color, el nombre y si aún así no funciona, ídem.
  • No existe nada más allá de la Primera División. No voltees hacia abajo, eso que le llaman "Segunda" úsalo como tu campo de juegos, tu laboratorio, tu experimento y tus conejillos de indias; ahí practica magia: aparece y desaparece equipos como si intercambiaras estampas coleccionables.
  • ¿Cuál es el aficionado ideal? el que calla, el que no grita, el que paga. A esos véndeles cualquier espejito, te lo van a comprar igual. A los otros no les hagas caso, ¿qué sabrán ellos de negocios con esas locas ideas de amor a la camiseta y cariño a unos colores? ¡ilusos!
  • Todo es vendible: ¿el calor orilla a pausas para hidratación? ¡Güey! es buen momento para atiborrar de comerciales. ¿Las playeras de los equipos parecen carros de carreras? siempre cabrá un patrocinador más, tu cuenta bancaria no se quejará.
  • Ten al arbitraje sostenido en tu puño, si se quejan apriétalos más. Eso sí, comenta a cada rato que urge mejorar su nivel, "profesionalizarlos" y convertirlos en un "organismo autónomo", lo que sea que ello signifique.
  •  Hay 2 televisoras a tu lado, sácales el máximo provecho; quien se rebele contra cualquiera de ellas puede ser vetado, expulsado o congelado de manera indefinida, o hasta que recapacite.
  • El futbolista es un activo de tu empresa, no lo dejes hablar ni pensar, porque tendrías muchos problemas. Los verdaderos caballeros saben hacer pactos para "proteger" a sus empleados.
  • Pon como entrenador nacional a alguien que no llame a los mejores, sino a sus amigos y a quienes te dejarán más ganancias por su presencia en el Tri.
  • Programa partidos amistosos fuera del país contra selecciones de escaso nivel en fechas no estipuladas por el calendario internacional; total, siempre habrá gente dispuesta a pagarte para ver el espectáculo que "generosamente le pones al alcance", así sea uno paupérrimo.
  • Los patrocinadores mandan: que no te importe que los comerciales en exceso distraigan a los jugadores de la Selección, quien pone la lana manda.
  • Lo que pase en la cancha es secundario, todo se puede solucionar desde el escritorio.
  • Aunque FIFA te diga que no, tú puedes hacer lo que te venga en gana. Si te regañan, invítalos al Salón de la Fama o a algún partido en el Azteca, con eso se calman.
  • Hay algunos locos que pregonan que los resultados deportivos traerán de la mano ganancias económicas mucho mayores, "ganar-ganar" le llaman. ¡No les hagas caso! la manera fácil y cómoda de que TÚ ganes es ejerciendo control total, los demás sólo están a tu servicio.


Por último: cuando estés entregando un trofeo de campeón luce impecable y sonríe, felicita a los ganadores como si te debieran el título y su vida; después de todo tú no haces sino llevarle entretenimiento mediocre a una masa que consideras ignorante. Que las cámaras capten tu momento de gloria, porque todo te lo debemos a ti.


Cualquier duda, sugerencia, comentario o solicitud para asesoría, favor de consultar con la FEMEXFUT.

No hay comentarios:

Publicar un comentario