Páginas vistas en total

martes, 30 de julio de 2013

EL ÚLTIMO JUEGO DEL ZACATEPEC EN PRIMERA


Los cañeros están de vuelta en la Liga de Ascenso y buscan regresar a los primeros planos de nuestro futbol. Esta semana tienen como rival a los rayos del Necaxa, el equipo que los condenó al descenso la última temporada que estuvieron en Primera División (84-85). Momento idóneo para rememorar la serie por el no descenso en que se enfrentaron ambas escuadras y que culminó con una gresca de proporciones descomunales.

 La temporada 84-85 fue una campaña desastrosa tanto para Necaxa como para Zacatepec; los rayos, pese a estar reforzados con ex americanistas destacados como Carlos de los Cobos y “Zizinho” (padre de Giovanni y Jonathan), no carburaron; mientras que los cañeros, con un cuadro sumamente modesto, cuya máxima figura era el inolvidable Alfredo “Harapos“ Morales, perdieron 21 juegos y acabaron sólo 2 puntos por arriba del colero Necaxa, lo que, de acuerdo al reglamento de aquellos años, los obligaba a enfrentarse entre sí para dirimir el descenso.



El primer juego se celebró en el Estadio Azteca el 10 de mayo de 1985 y, aprovechando la localía, los necaxistas se impusieron 2-1 con un par de anotaciones del argentino Norberto Outes (bicampeón de goleo en 83-84 y 84-85), mientras que por los morelenses descontó Eligio Urieta.


La ventaja de los capitalinos era escasa y había confianza en la afición de Zacatepec de que los cañeros, ya en su casa, remontarían con facilidad el marcador. El juego de vuelta se celebró el 19 de mayo, a las 15:30 horas, con un calor infernal, en el legendario Agustín “Coruco” Díaz. Las alineaciones fueron las siguientes:

Zacatepec: Juan Carlos Vega; Francisco Becerra, Zeferino Luna, Marlón Dávila y Fortino Rojas Soroa; Miguel Ramírez, Adrián Gallegos y Rodolfo Sotelo; Alfredo “Harapos” Morales, Jaime Ríos y Ezequiel Gaytán.
Necaxa: Adrián Chávez; Francisco Macedo, César Flores, Fidel Jardón y Javier Viladomat; Carlos de los Cobos, Dante Juárez y Marcelino de Oliveira ; Gilson de Oliveira, Norberto Outes y Javier de la Puente.


Apenas se habían jugado dos minutos de juego cuando Adrián Chávez derribó en el área a Jaime “Turbo” Ríos, decretándose penal a favor de Zacatepec. Las cosas parecían ir mejor de lo planeado para los locales, pero el cobrador, el célebre “Harapos” Morales, falló su disparo y la posibilidad de igualar el marcador global se esfumó. Los rayos crecieron en confianza y, al minuto 37, el brasileño Gilson aprovechó la mala salida del portero morelense -Juan Carlos Vega- para aumentar la ventaja necaxista. A partir de ese momento los cañeros perdieron el control del partido, Necaxa se adueñó de las acciones y el marcador (3-1, global), no se movió más.

Faltando cinco minutos para que acabara el juego, el defensa morelense Fortino Rojas Soroa le hizo una fuerte entrada a Francisco Macedo y éste, tras levantarse, reto a golpes a su adversario. La bronca se generalizó, y pronto, casi todos los jugadores de ambas escuadras se involucraron en la contienda. Del campo, el pleito se extendió a la tribuna y los aficionados cañeros, furiosos por la mala actuación de su equipo, comenzaron a destrozar el estadio y a amenazar a los jugadores de ambos cuadros, que llenos de miedo se refugiaron en los vestidores. Pasadas las ocho de la noche, la situación se calmó y afortunadamente la gresca culminó sin víctimas mortales, no obstante, 70 personas acabaron con heridas de distinta gravedad.

La federación actuó y multó al Zacatepec con 110 mil pesos, asimismo vetó el “Coruco” Díaz dos juegos. Por otra parte, nueve jugadores, cinco de Zacatepec ( Fortino Rojas Soroa, Marlón Dávila, Juan Carlos Vega y José Mares) y cuatro del Necaxa (Francisco Macedo, Javier Viladomat, Marcelino de Oliveira y Francisco Macedo) fueron suspendidos.


Los 2 primeros minutos de este vídeo muestran la tremenda bronca entre cañeros y rayos; después de estos bochornosos incidentes la Federación decidió cancelar de forma definitiva la famosa "liguilla del descenso".

Necaxa viviría después años de gloria y obtendría tres títulos de liga antes de sus descensos en 2009 y 2011, mientras que Zacatepec, impotente de conseguir su regreso a primera, vendería la franquicia a Querétaro en 2004. Ahora, otra vez en igualdad de circunstancias, rayos y cañeros se enfrentan, esperemos que, esta vez, la fiesta transcurra en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada