Páginas vistas en total

jueves, 27 de febrero de 2014

La última vez que un americanista dirigió una selección para un mundial efectuado en Sudamérica


Por: Antonio Tranquilino Ortíz

Ya lo se, me va a llover de todo. En fin...


Staying Alive era el hit numero uno de un país que trataba de -precisamente- mantenerse vivo como la potencia económica que fue desde el principio del siglo XX, cuando la libra esterlina y el peso eran lo mismo; muy lejos estábamos de ese pasado, las paraestatales empezaban a invertir en nuestro balompié mientras poco a poco se iban trabajando más y más en números rojos; habían pasado 10 años del genocidio de Tlatelolco y7 del halconazo, el ejército mexicano estaba sumido en la labor de aterrorizar a más de una generación de Guerrerenses y Michoacanos provocando familias rotas, mujeres con niños productos de violaciones castrenses y todo un panorama de templarios, radicales extremistas y sicarios psicóticos en edad temprana se desarrollaban. Era 1978.

México no era todo tristezas y desarrollos patogénicos sociales, Hugo Sánchez y una gran generación de jugadores hicieron lo imposible para esas épocas: en el primer torneo juvenil organizado por la FIFA y coca cola, Túnez 1977, habían quedado en segundo lugar, los ratoncitos habían hecho lo impensable, quedar en mejor posición que los charrúas y brasileños (se acostumbra decir “carioca”, pero recuerden que un carioca viene de Río, es como decir chilango y no mexicano, en fin), perdiendo la final ante una URSS la cual 10 años después, en la muerte de sus sistema político jugaría su ultimo partido en la final de la Euro '88, que perderían con un gol de Van Basten que me gustaría ver 10 veces antes de morir mientras alguien me recita el Aleph de Borges.

México le había perdido el respeto a los grandes y lo había hecho entre pequeñines, que como ya es costumbre no iban a poder realizar su sueño de pisar la cancha mundialista, con la excepción de Hugo Sánchez, la defensa se hacía indisciplinada en donde una escuela espartana de defensas mexicanos hizo que las dudas disciplinarias llegaran a la mente de muchos. 

Había Confianza -como siempre- en esos años, sólo un puñado de mexicanos tenía acceso a partidos europeos, la gente recurría a las experiencias de su propia selección y hexagonales de la zona que poco a poco se veían mas mermados de lo que habían sido: años de futbol brasileño impulsados por Pelé, entre otros, pero que en los años 70 (y después de sufrir la eliminación ridicula 4 años antes) los clubes se interesaban menos y menos en estos escaparates, las devaluaciones y la ley de Hidalgo que sexenio tras sexenio se aplicaba iban destruyendo una sólida estructura creada en la inspiración institucional comunista que Echeverría tanto pregonaba en un principio; menos dinero, mas inflación, pocos incentivos y una sociedad que año tras año y como siempre, trataba de entenderse a sí misma. 

Selección de grupos, primera vez en la historia que la mano política de una dictadura o fuerza represora metía mano en el balompié contra vox populi; Cruyff y varios otros grandes decidieron no dar de comer al circo de conquista perpetrado por el General Videla y su pandilla Sociópata; México como siempre, atendiendo a la moral y las complacientes buenas costumbres no tenía nada que decir y espero ansioso su llamado; ¿y que sucede?:

1) El inalcanzable favorito, la Alemania de Rumenigge, Bogs y la base campeona 4 años antes. (se pierde). 
2) El equipo europeo recio: la Polonia de Gregorz Lato, quien 4 años antes aprovechó la clasificación automática del odiado vecino por ser sede (Alemania) y llegó hasta el campeonato de goleo y el tercer lugar (se empata).  
3) La incógnita Africana: Túnez (se gana).


Los medios en el país no se cansaban de gritar a los cuatro vientos que se había clasificado al mundial sin siquiera disputar un solo partido, todo era felicidad, Levi's era el fabricante de los uniformes, ¿qué podía salir mal? bebamos mate, busquemos un par de “minas”, comamos cortes suculentos y bebamos vinos de Mendoza.

José Antonio Roca, quien en 2 ocasiones había sido campeón con el América en la década era el encargado al timón, si se hubiera sido justo se le hubiera otorgado el puesto al entrenador del Cruz Azul  quien, a menos de 10 años de ver nacer a su equipo de una sociedad cooperativa en Jasso, Hidalgo, había sido campeón en 4 ocasiones; pero bueno... Toño Roca era carismático, era amigo de Cantinflas y Chespirito, salía en programas de televisión, era una verdadera celebridad.

Llegó el primer partido, Túnez, éste es el que se gana, con este llegamos a la otra ronda. Arturo Vázquez Ayala anota el primero en Rosario, todo marcha bien, el segundo tiempo empieza a verse un poco raro, los tunecinos faltos de técnica -pero abrazados culturalmente por Europa desde tiempo atrás- empiezan a jalar marcas y en un abrir y cerrar de ojos, con goles feos ganan 3 a 1, ahora si se puso pelona la cosa.



Segundo partido, ante Die Manschaft en Córdoba, excelentes primeros 10 minutos hasta que Karl Heinz se acordó que tenía que jugar una partido, termino 6-0 a favor de los  Germanos. Estamos eliminados.


Tercer partido; y que no se nos olvide que escasamente 30 años antes Polonia reconstruía su sociedad y suelo de las manos de los nazis. Si Alemania le ganó a México, ¿por que nosotros no? Víctor Rangel anotaría el último gol para México asistido por el otro que metió gol, Vázquez Ayala. 3 a 1 favor Polonia. Adiós mundial. A regresar a lo mediocre, a lo que es verdadero, a lo que somos. 


 ¿Que parecidos tenemos? un técnico de poca experiencia, quien es un santo mediático para los de San Ángel,  ¿qué me dicen de los rivales?

1) El Incansable favorito: el Brasil de Felipao, Neymar y demás campeones de confederaciones (se pierde).
2) El equipo europeo recio: La Croacia de Mandzukic, quien para cuando enfrente a México estara de regreso de titular. 
3) La incógnita Africana: Camerún y su estilizado juego comandado por Samuel Eto'o.

Un país fragmentado entre desigualdades, narcotráfico y narcopolítica, quien a pesar de los años se sigue tratando de entender a si mismo; una selección a la que los europeos le hacen “fuchi” por no ensuciar su curriculum de un fracaso que historiográficamente es plausible. 

Parafraseando a Lavoisier  “La historia no se construye ni destruye, solo se transforma”.


NOTA: ANTES DE QUE SE ME TACHE DE ANTI-PATRIOTICO Y ANTI-MEXICANO POR HABLAR FATALISTAMENTE DEL MEDIOCRE FUTBOL DE NUESTRO PAÍS, QUISIERA FELICITAR AL MAESTRO MARIO LUNA, QUIEN ESTE DOMINGO 2 DE MARZO TENDRÁ EN LA ENTREGA DE LOS ÓSCARES A SUS DOS GRANDES ALUMNOS (EMANUEL LUBEZKI Y ROGRIGO PRIETO) COMPITIENDO HOMBRO CON HOMBRO POR LA ESTATUILLA A MEJOR FOTOGRAFÍA POR “GRAVITY” Y “THE WOLF ON WALL STREET” RESPECTIVAMENTE. ¡¡¡QUE  VIVA MÉXICO Y SUS VERDADEROS MEXICANOS!!! 

2 comentarios:

  1. Primera deducción al leer tu artículo: Eres antiamericanista. Bien, eres libre de gustarte o odiar lo que quieras. Segunda: Eres izquierdista. Tampoco es malo, aunque como el 90% de los izquierdosos escribes con la viscera.

    Unos cuantos errores en tu aportación. Videla y su camarilla no fue la primera dictadura en utilizar el fútbol para sus fines, lamentablemente 44 años antes Mussolini ya había usado la Copa del Mundo de 1934 para los mismos propósitos; la política, especialmente la política barata, usan el fútbol y el deporte como cortina o medio para promocionarse.

    Otro error es que Roca solo fue una vez campeón del fútbol mexicano con el América, en la temporada 70-71; el otro campeonato setentero de los de Coapa fue con la dirección de Raúl Cárdenas. De hecho el DT de la máquina, Nacho Trelles, fue quién inició el proceso para el Mundial de 78, pero su fase de eliminación ante Canadá y Estados Unidos fue tan pobre, calificando por diferencia de goles, que lo destituyeron y optaron por Roca.

    Tampoco fue Vázquez Ayala el del pase para el gol de Rangel, de hecho es muy claro e inconfundible la silueta del inolvidable Nachito Flores.

    Por cierto, no solo los nazis invadieron Polonia. ¿Se te olvido el pacto Ribbentrop-Molotov o Katyn?

    Y no, no eres menos mexicano por opinar que la selección mexicana irá a un fracaso, es de hecho una opción muy posible, ya que de hecho no existe tal selección, se asistirá a Brasil con un equipo desconocido, con un puñado de partidos como tal y con un DT que suele cagarla bajo presión, ante selecciones más compactas y con mayor talento individual. Lo que si es que tampoco creo que seas el indicado para decir quien es un "verdadero mexicano".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Roca cometió muchos errores que dieron como resultado el papelón de Argentina. El Míster se dejo llevar por el espejismo del Premundial -jugando como local- y del Mundial Juvenil de '77, pensó que tenía una generación dorada, una gama de futbolistas diferentes y que sería el punto de inicio de una nueva era del fútbol mexicano. Lamentablemente no era así.

    Desde su tactica estaba los frutos del fracaso. Como bien comento en el artículo, la ignorancia del medio mexicano con relación al fútbol mundial hizo a Roca llevar un parado caduco, donde puso un táctico en cada zona, con libertad de movimiento mientras que el resto tenía asignada marcaciones personajes, una llave que le dio su título liguero con el América siete años atrás, pero que en aquel momento era un suicidio ante las marcaciones en zona, los relevos, la multifuncionalidad, aquello que la revolución naranja en Alemania puso en voga. Cuando los tunecinos se dieron cuenta de como marcaban los mexicanos, los hicieron papilla. Roca pensó que aquellos bereberes eran como los sub20 que un año atrás México sub20 había goleado en casa, ignorando que buena parte de aquel combinado jugaba en Francia, en el alto nivel, con una velocidad y técnica que sorprendieron a más de uno. Aquella ignorancia, mezclada con infundada soberbia, que aún el fútbol mexicano sigue padeciendo.

    El otro pecado del Míster fue su decisión de llevar a un equipo tan joven, muchos de ellos sin rebasar los cien partidos en Primera División, un conjunto nacido por la obsesión de borrar y sepultar el fracaso de Puerto Príncipe, con una generación de buenos futbolistas, pero muy jóvenes, chicos de los que no era su momento llevar esa responsabilidad sin tener un referente en la cancha un guía. Hicieron falta futbolistas de personalidad como Sánchez Galindo, Calderón, Chavarín, Horacio López Salgado, hombres experimentados y curtidos, que le dieran un soporte. Claro, tampoco con ellos México habría pasado de ronda, pero pudieron hacer un papel más decoroso.

    Espero que la selección que asista a Brasil recuerde esa selección y aprenda de sus errores, porque la actual también me deja un montón de dudas a escasas semanas de enfrentar a Camerún.

    ResponderEliminar