Páginas vistas en total

miércoles, 28 de enero de 2015

TOROS NEZA


Fue fundado en 1991 como Universidad Tecnológica de Neza y, apenas dos años después, tras superar en la final de la temporada 92-93 al Tampico Madero (1-0 y 0-0), logró su ascenso a la Primera División de la mano del ex americanista Jorge “Coco” Gómez.
Ya en el máximo circuito decidieron cambiar su nombre por el de Toros Neza y con refuerzos como el portero suizo Thomas Jörg Stiel (quien jugaría más tarde la Eurocopa 2004), los mundialistas Manuel Negrete, Félix Cruz Barbosa y Raúl Servín; así como los argentinos Ángel Bernuncio, Fabio Lenguita y Antonio Mohamed se declararon listos para su debut, el cual se llevaría a cabo el 30 de agosto de 1993 contra el América. Ganaron 3-2, gracias a un gol de Manuel Negrete y un par de anotaciones de José Luis Malibrán.
Jörg Stiel
Esta fue su primera alineación:
Jörg Stiel; Pedro Serrano, Félix Cruz Barbosa, Manuel Hodilón Jiménez y Víctor Ríos; Ángel Bernuncio, Martín Onofre, Manuel Negrete (Ricardo Díaz) y Antonio “Turco” Mohamed; Jaime Ramírez y José Luis Malibrán. Su entrenador seguía siendo Jorge Gómez.
Los problemas, sin embargo, aparecieron pronto y los bureles se quedaron sin estadio, al ser clausurado el Neza 86 por severos daños en su estructura. Sin otra alternativa, apenas en la fecha 3, el equipo se mudó a Pachuca –cuyo equipo recientemente había descendido- y cambió su nombre por el de “Toros Hidalgo”.
Antonio Mohamed

Su campaña en tierras hidalguenses no fue muy buena, al grado de caer 8-2 con Cruz Azul en la fecha 29; no obstante lograron salvar la categoría, quedando en el lugar 16.
Al año siguiente, ya reparado el Neza 86, volvieron a la zona metropolitana, y con refuerzos de calidad como el veterano arquero Pablo Larios, el juvenil Edson Astivia, el volante Guillermo Vázquez (hoy entrenador de Pumas), el defensa colombiano Luis Carlos Perea y el atacante argentino Martín Vilallonga, así como el arribo de Carlos Reynoso a la dirección técnica, los bureles mejoraron y quedaron en el lugar 12.
Para 95-96, las cosas siguieron el ascenso y, con refuerzos como el zaguero argentino Federico Lussenhoff y los experimentados Miguel Herrera y Juan De Dios Ramírez Perales, los nezatlenses estuvieron muy cerca de la calificación.
No sería hasta el Invierno 96, cuando bajo el mando de Enrique Meza y con refuerzos como el joven lateral Javier Saavedra, el volante argentino Carlos Germán Arangio, el rapidísimo extremo chileno Rodrigo “Pony” Ruíz  y el genial, aunque confictivo atacante brasileño Nildeson Silva de Mello, se colaron a su primera liguilla. En repechaje eliminaron al León (4-2, global), en cuartos de final eliminaron escandalosamente al superlíder Atlante (9-2, global) y cayeron en semifinales con Santos Laguna (2-5, global), que a la postre se coronaría campeón.
Seis meses más tarde, nuevamente con el “Ojitos” al frente, Toros Neza se coló a la liguilla, en esta ocasión, superó al Pumas en cuartos (4-3, global), dio la sorpresa de doblegar al Necaxa de Lapuente en semifinales (4-3, global) y logró así su boleto para enfrentar a Chivas en la final. Pese a que se esperaba un juego parejo después de empatar en el juego de ida 1-1, la vuelta en el Jalisco fue simplemente desastrosa para los bureles mexiquenses, que cayeron 6-1, con una gran actuación de Gustavo “Gusano” Nápoles, que se destapó con cuatro anotaciones en el juego decisivo.
Esta fue la alineación de los Toros en la final:
Pablo Larios; Javier Saavedra; Humberto González, Federico Lussenhoff y Miguel Herrera; Jesús López Meneses (Carlos Germán Arangio), Guillermo Vázquez, Manuel Virchis (Ramiro Romero) y Antonio Mohamed; Rodrigo “Pony” Ruiz y Carlos Briseño (Miguel Murillo).
Al siguiente torneo, el Invierno 97, volvieron a colarse a la liguilla y se esperaba mucho de ellos, pero ahora no hubo sorpresas y fueron eliminados por el superlíder León en cuartos de final (4-6).
Esta sería la última liguilla que jugaría Toros Neza, pues a partir del siguiente torneo, todo sería cuesta abajo. Mohamed dejó el equipo para emigrar a Monterrey, los refuerzos como el ilustre  Bebeto” y el desconocido Washington fueron verdaderos petardos y así, al final del Verano 2000, sin haber hecho mucho por evitarlo, el equipo mexiquense descendió.

José Roberto Gama de Oliveira "Bebeto"

Esta fue su última alineación en primera (Tigres 3-3 Toros, 6 de mayo del 2000):
Óscar Dautt; Armando Vara (José Luis Navarrete), Juan Manuel Rivera, Óscar Mascorro (Daniel Garnero) y Edson Astivia; Jesús López Meneses, Esteve Padilla, Jorge Collazo (Daniel Deeke) y Roberto “Nuno” Molina; Carlos Germán Arangio y Washington Dos Santos.
Toros Neza soló jugaría dos años más en el ascenso (llegaría a jugar la final del Verano 2001 con La Piedad), pues la franquicia fue vendida a un empresario regiomontano para darle vida a los “Gavilanes” de Nuevo Laredo, de paso fugaz por el futbol profesional. Triste final para un equipo lleno de colorido y originalidad, cuyos integrantes solían pintarse el pelo de rojo, salir a la foto previa al partido con máscaras de Halloween o sombreros vaqueros.
En enero del 2011, TV Azteca intercambió la franquicia del Mérida por la de Potros UTN y renombró al equipo Neza FC, conservando los colores originales de los Toros. Lograron llegar a una nueva final en el Clausura 2013, pero tras perderla, otra vez con La Piedad (hoy Veracruz), la franquicia fue vendida al empresario Amado Yáñez, entonces dueño de Gallos Blancos, y convertida en Delfines de Ciudad del Carmen.
A partir del Apertura 2014, una franquicia que retoma el nombre, escudo y uniforme original de Toros Neza milita en la Liga Premier de la Segunda División, tercera categoría del futbol mexicano.

Para conocer la historia de más equipos antiguos y desaparecidos, da clic aquí

2 comentarios:

  1. Equipo pintoresco, irreverente, con plena identidad con su entorno (lo más cercano a un equipo de barrio al estilo río platense) y que siempre daba espectáculo en cancha, ya sea por obra de su letal ataque encabezados por Mohamed o por algún desastre de su penosa defensa; o arrollaban o eran aplastados, sin medias tintas.

    Pudo haber aspirado a más ese equipo en la final contra Chivas, pero al ya no contar con el indisciplinado Nidelson Silva de Melo -un crack- les falto el atacante que podía cambiar la onza; de hecho el brasileño es el único atacante memorable que hayan tenido, ya que el resto que llegaron al equipo burel no dieron el ancho.

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría que alguien pudiera confirmar este recuerdo que tengo del último partido de Toros Neza en primera división, según recuerdo, los Tigres llegaron a tener la ventaja de 3-0, pero algunos errores del portero felino, que no era otro que Jorge Campos, permitieron a los Mexiquenses tener una despedida digna

    ResponderEliminar