Páginas vistas en total

miércoles, 18 de mayo de 2016

20 AÑOS DE LA FINAL NECAXA-CELAYA




El pasado 4 de mayo, se cumplieron 20 años de que Rayos y Toros jugaran la final del último de los torneos largos: la temporada 95-96. En cuartos, los entonces capitalinos dieron cuenta de Tigres (0-1 y 1-1), mientras que Celaya hizo lo propio con Monterrey (2-2 y 0-0, pasó por gol de visitante). Ya en semifinales, los rojiblancos dieron cuenta de su “Hermano Mayor”, el América (0-2 y 1-1), mientras que los guanajuatenses superaron al Veracruz con facilidad (0-1 y 5-1).



El Necaxa venía de ser campeón la temporada anterior, mientras que Celaya, de la mano de su refuerzo estrella, el español Emilio Butragueño, llegaba sorpresivamente, en apenas su primera campaña en el máximo circuito, a alturas insospechadas.





El juego de ida se jugó el 1 de mayo de 1996 en el Estadio Miguel Alemán Valdez. Fue un duelo cerrado, rudo, con pocas ocasiones de gol, sin embargo, Necaxa consiguió adelantarse en el marcador al minuto 25 con gol de Ricardo Peláez. Celaya, como un verdadero toro de lidia embistió para conseguir la igualada, cosa que finalmente consiguió gracias a una anotación de Carlos “Abuelito” Hernández (hermano del “Matador”), al minuto 57. Poco después, Ignacio Ambriz, capitán necaxista, fue expulsado, pero a pesar de todos los intentos del equipo local por llevarse alguna ventaja, el marcador no se movió más.

Estas fueron las alineaciones en el juego de ida:



CELAYA:

Hugo Pineda; Armando Cabrera, Joel Cruz, Iván Hurtado y Víctor Díaz Leal; Juvenal Patiño, Francisco Javier Cruz (José Inés Franco), José Damasceno “Tiba” y Salvador Mercado (Carlos Hernández); Emilio Butragueño y Richard Zambrano. Entrenador: Juan Manuel Álvarez.



NECAXA:

Nicolás Navarro; José María Higareda (Efraín “Cuchillo” Herrera), Uwe Wolf, Eduardo Vilches, Octavio Becerril y Gerardo Esquivel; Ignacio Ambriz, Alberto García Aspe y Alex Aguinaga; Sergio “Ratón” Zárate (Edson Alvarado) y Ricardo Peláez. Entrenador: Manuel Lapuente.




El encuentro de vuelta, se celebró en el Estadio Azteca, tres días después. Si el duelo anterior fue cerrado y ríspido, éste lo fue aún más, tanto que el marcador, durante los 90 minutos, no se movió, siendo lo más recordado, la dura marca del alemán Wolf sobre el chileno Zambrano y un cabezazo de Emilio Butragueño a escasos minutos del fin del partido, que de haber entrado a la portería, hubiera significado el título para los celayenses. En aquel momento, todavía se daba valor al gol de visitante en la final, por lo que, en algo que suscitó, mucha polémica y dejó no a pocos inconformes, Necaxa, sin haber superado por goles a su rival, se coronó campeón.




Estas fueron las alineaciones del juego decisivo:



NECAXA:

Nicolás Navarro; José María Higareda (Efraín “Cuchillo” Herrera), Eduardo Vilches, Octavio Becerril y Uwe Wolf;  Gerardo Esquivel, Alberto García Aspe y Alex Aguinaga; Sergio “Ratón” Zárate (Edson Alvarado), Luis “Matador” Hernández y Ricardo Peláez. Entrenador: Manuel Lapuente.



CELAYA:

Hugo Pineda; Armando Cabrera, Joel Cruz, Iván Hurtado y Víctor Díaz Leal; Juvenal Patiño, Francisco Javier Cruz (Alfonso Malibrán), José Damasceno “Tiba” y Salvador Mercado (Carlos Hernández); Emilio Butragueño y Richard Zambrano. Entrenador: Juan Manuel Álvarez.

1 comentario: